La Real Academia creará su propia ‘lista roja’ del patrimonio en peligro

La Real Academia creará su propia ‘lista roja’ del patrimonio en peligro

· Incluirá los bienes culturales de la ciudad y la provincia de Toledo que se encuentren en peligro

· La ‘lista roja’ de monumentos y espacios medioambientales será presentada cada año a las instituciones públicas y los medios de comunicación

· La Real Academia irá retirando de ella los bienes sobre los que se intervenga y quede garantizada su conservación

Toledo, 8 de febrero de 2017. La Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo tiene previsto elaborar un estudio-consultoría sobre el estado de conservación de los bienes culturales de la ciudad y provincia de Toledo, con el fin de señalar aquellos que puedan estar en peligro y procurar que se tomen las medidas oportunas para subsanar sus problemas de conservación.

Con esta medida, emprendida dentro de la dimensión consultiva que posee la Real Academia, reconocida por la Ley 4/2013 de Patrimonio Cultural de Castilla-La Mancha, la institución pretende alertar sobre el estado de los monumentos antes de que sus condiciones sean irreversibles.

Esta iniciativa traerá consigo la realización de una lista de bienes amenazados, la cual será presentada anualmente con el fin de mostrar la preocupación de la Real Academia y abrir un debate público sobre su situación.

Con el fin de establecer una metodología se ha propuesto que esta ‘lista roja’ del patrimonio se desdoble en dos: una dedicada a los bienes de carácter monumental y otra a los de carácter ambiental. En su elaboración participarán no solamente los académicos numerarios desde Toledo, sino también la larga lista de miembros correspondientes que forman parte de la Real Academia, repartidos por los municipios de la provincia.

La Real Academia tiene previsto presentar la lista de bienes señalados cada año a las instituciones públicas competentes, haciéndola pública a través de su página web y los medios de comunicación. Asimismo, está previsto destacar la situación de aquellos bienes cuya situación haya cambiado y recibido la atención que merecen, retirándose de la ‘lista roja’ cuando sea necesario, con el fin de incentivar esta iniciativa.

300 Total visitas 1 Visitas hoy