Entrega del título de Académico Honorario a José Carlos Gómez-Menor

José Carlos Gómez-Menor, Académico Honorario, Real Academia de Toledo.

Conferencias sobre los Comuneros de Castilla

Presentación de un libro de María Luisa Mora Alameda

Anuncio de vacante de Académico Numerario

La Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo convoca una nueva plaza de Académico Numerario

Toledo, 12 de febrero de 2019. La Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo ha convocado una nueva plaza de académico numerario para cubrir la vacante de la medalla XX, que perteneció al historiador y sacerdote José Carlos Gómez-Menor Fuentes (Toledo, 1929), el cual pasará a ser académico honorario supernumerario de la institución.

Queda abierto hoy el proceso de treinta días naturales, contados a partir de la publicación de este anuncio en el Boletín Oficial de la Provincia de Toledo, para la presentación de solicitudes. Éstas deberán ser remitidas a la sede de la Real Academia (Calle de la Plata, 20. 45001-Toledo), acompañadas del curriculum vitae del interesado y del formulario de ingreso con las firmas de tres académicos numerarios. El modelo de formulario puede descargarse en la web de la Real Academia (realacademiatoledo.es/academia/como-ingresar).

La medalla número XX ha pertenecido, desde la creación de la Real Academia, el 11 de junio de 1916, a seis personas: Narciso de Esténaga y Echevarría (hasta el 7 de octubre de 1923), Eduardo Estella Zalaya (hasta el 7 de junio de 1931), Alfredo Martínez Leal (hasta el 3 de julio de 1938), Julián Cuartero y Sánchez-Serrano (hasta el 11 de enero de 1953), Antonio Correa Veglison (hasta el 10 de junio de 1956) y José Carlos Gómez-Menor Fuentes (desde el 19 de octubre de 1969; pasó a correspondiente durante un tiempo por cambio de domicilio, hasta su reingreso como numerario en 2016).

La Real Academia lamenta el cierre de un nuevo convento toledano, el de Madres Capuchinas

La Real Academia lamenta el cierre de un nuevo convento toledano, el de Madres Capuchinas

En 2021 se habría cumplido el 350 aniversario de su consagración. Impulsado por el cardenal Pascual de Aragón, destaca por su colección de patrimonio artístico de origen napolitano

Adjunto se incluye el artículo de opinión «¡SOS!… Algo se nos muere en Toledo», escrito por la historiadora Emilia Alba González, académica correspondiente y especialista en el pasado de este convento

Toledo, 8 de febrero de 2019. La Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas lamenta tener que volver a expresar su pesar y su preocupación por el nuevo cierre de un convento toledano, concretamente el de las Madres Capuchinas.

Impulsado por el cardenal Pascual de Aragón, virrey de Nápoles, este conjunto atesora una notable colección de arte barroco, así como un importante archivo -estudiado por historiadores como Juan Nicolau y Emilia Alba, ambos académicos correspondientes de esta institución- cuyo futuro podría verse amenazado después de permanecer durante casi 350 años en esta ciudad, desde la consagración del convento en 1671.

A la espera de cuál pudiera ser su situación en 2021, cuando se produzca la celebración de esta efeméride, la Real Academia recuerda que finalizó el curso 2016-2017 realizando un llamamiento a las administraciones, a la Iglesia y a toda la sociedad civil para que estos edificios «no desaparezcan y permanezcan vivos, custodiando de la mejor manera posible la memoria y el ingente Patrimonio cultural que han generado y atesoran».

Desgraciadamente, ninguno de los encuentros, mesas redondas ni demás iniciativas públicas organizadas en los últimos años con el fin de revertir la situación a la que se enfrentan los conventos toledanos ha tenido éxito.

La Real Academia considera más necesario que nunca enfrentarse a este grave problema para el patrimonio y la propia identidad cultural de Toledo sin paños calientes. Futuros congresos, campañas o grupos de trabajo difícilmente podrán tener éxito si son concebidos sin más ambición que la de recorrer lugares comunes o deseos utópicos relacionados con aspectos como el arte sacro, la congestión turística o la falta de vocaciones.

Por el contrario, es necesario reunir a especialistas que den luz a materias tan específicas como el derecho canónico, la especulación en el mercado de este tipo de inmuebles o la compra-venta de antigüedades religiosas. Expertos que den respuesta a cuestiones sobre las que ya no cabe esperar y que amenazan seriamente, incluso irreversiblemente, la conservación de nuestro patrimonio.

La Real Academia ofrece sus instalaciones como espacio para estos debates críticos y se compromete a impulsar y participar en cuantas iniciativas sean necesarias.

¡SOS!… ALGO SE NOS MUERE EN TOLEDO

Otro convento se cierra. Con pesar recibo la noticia de que el convento de San José de Carmelitas Descalzas, la quinta fundación de Santa Teresa, cierra sus puertas, y es posible que lo ocupe otra comunidad de Carmelitas que en la actualidad está asentada en el convento que fue de las Capuchinas.

Todos sabemos que la comunidad de Capuchinas se marchó de Toledo. Y es que hay una realidad innegable: la falta de vocaciones a la vida contemplativa.

Es una página dolorosa. Otro convento se cierra, algo se nos muere.

Y el antiguo convento de Capuchinas se queda vacío, deshabitado, entregado a la ruina silenciosa, al olvido, al saqueo a hurtadillas… Asusta que puedan comenzar las pequeñas rapiñas y las grandes dejadeces de los que no se sienten observados.

Una de las mayores riquezas de Toledo son sus conventos. Testigos silenciosos de la historia de la ciudad, han permanecido imperturbables a lo largo del tiempo. Albergando y conservando tesoros de arte y cultura que son patrimonio no sólo de las comunidades religiosas sino de la Ciudad y de todos los toledanos.

El patrimonio artístico, cultural, etnográfico que encierra el convento de Capuchinas ¿no forma parte acaso del patrimonio de la ciudad de Toledo? Sabemos que la propiedad es de la Orden Capuchina pero Toledo puede ser una digna depositaria, una garante de la custodia, continuidad, conservación, restauración de ese riquísimo patrimonio.

Colección de pintura (El Greco, Claudio Coello, Tristán, Ricci, etc.) orfebrería, artes textiles suntuarias, cerámica de Talavera (s. XVII), biblioteca…

No menos importante es el archivo, imprescindible para conocer la historia de este convento y más aún de Toledo:

Este es un tesoro que Toledo no puede perder, no puede ser despojado de él.

Otra riqueza tan desconocida como valiosa la constituyen los objetos mandados por las monjas toledanas desde Méjico y que hacen del convento de la plaza Capuchinas un mini museo de América: bateas, bandejas, cuencos, jícaras, platos, búcaros, jarras, hueveras, vasijas, lacas mejicanas, cestería diversa, ceras, tecomates, terracotas, lienzos y mención aparte merecen las pinturas enconchadas, de las cuales el convento de Toledo posee tres y no catalogadas, de las que solo hay catalogadas 60 en el mundo.

No podemos darnos por vencidos antes de luchar, de agotar las posibilidades abiertas y tal vez ofrecidas por organismos eclesiásticos oficiales. La comprensión de nuestra historia encerrada en los conventos es parte integrante de nuestra realidad.

Sugiero dirigirse a la Orden Capuchina, al Arzobispado, al Ayuntamiento, a la Diputación y a la Junta de Castilla-La Mancha para que no quede en el olvido la situación de posible abandono de este convento que tanto representa en la historia de Toledo. Es necesario que esté en el ánimo de todos trabajar en la conservación del patrimonio cultural toledano, porque Toledo es una de las ciudades con mayor número de elementos patrimoniales. Todos somos responsables de nuestro patrimonio.

Recuerdo los versos de Salinas:
“¡Ay cuántas cosas perdidas
que no se perdieron nunca!”

La Real Academia toledana lamenta el fallecimiento del historiador, archivero y sacerdote Ramón Gonzálvez Ruiz (1928-2019)

La Real Academia toledana lamenta el fallecimiento del historiador, archivero y sacerdote Ramón Gonzálvez Ruiz (1928-2019)

  • Fue director de esta institución entre los años 2005 y 2010
  • Medievalista de renombre internacional, fue archivero de la Catedral de Toledo durante casi treinta años

Toledo, 29 de enero de 2019. La Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo lamenta el fallecimiento del historiador y sacerdote Ramón Gonzálvez Ruiz, que fue director de esta institución entre los años 2005 y 2010, a consecuencia de una grave enfermedad. Medievalista de renombre internacional e infatigable investigador (su última publicación apareció hace apenas un mes, en la revista Catedral de Toledo, dedicada a «San Ildefonso y otros obispos de la Iglesia visigótica y mozárabe», una de sus principales líneas de investigación). Gonzálvez había sido merecedor de reconocimientos como el Premio de la Real Fundación de Toledo y la Medalla de la Federación de Asociaciones de Archiveros, Bibliotecarios, Arqueólogos, Museólogos y Documentalistas (Anabad).

Nacido en Puebla de Alcocer (Badajoz) en 1928, repartió desde temprana edad sus esfuerzos al servicio de la Iglesia con la investigación histórica. Estudió en el Seminario Menor de Toledo, pasando después al Mayor y cursando, entre 1940 y 1952, cinco años de Humanidades, tres de Filosofía y cuatro de Teología.

Ordenado sacerdote en 1952, fue destinado a regir cuatro parroquias rurales en la provincia de Guadalajara. Tres años después, fue enviado a Roma a cursar estudios superiores (1955-1959). En la Universidad Gregoriana obtuvo las licenciaturas en Historia Eclesiástica y en Teología, así como un Máster en Archivística y Paleografía en la Escuela de Archivística y Paleografía del Archivo Secreto Vaticano. Años más tarde obtuvo la licenciatura en Historia Civil en la Universidad de Oviedo (1973-1974), etapa en la que también realizó el curso de doctorado en la Universidad Complutense. Veinte años después, defendió su tesis doctoral en esta misma universidad.

Fue profesor en el Colegio de Carmelitas de Toledo y en el Seminario Mayor (1964-1968), enseñando Historia de la Iglesia en el Instituto Teológico San Ildefonso durante treinta años (1968-1998), así como en el Colegio Universitario de Toledo (1974-1977) y en el Bienio Teológico (2003-2008). Como archivero de la Catedral de Toledo, actividad en la que guió y aconsejó a centenares de investigadores, fue beneficiado auxiliar (1974-1976) y después canónigo archivero mayor y bibliotecario, asumiendo esta tarea en 1976 y desempeñándola durante casi treinta años, hasta 2003.

Consejero del Instituto Provincial de Investigaciones y Estudios Toledanos durante sus cincuenta años de existencia, hasta su desaparición en 2014, Gonzálvez era miembro fundador de la Asociación de Archiveros Eclesiásticos de España (1971) y vocal de la junta nacional de la Asociación de Archiveros de la Iglesia de España (1984). En 1976 fue nombrado director del Departamento de Historia del Instituto de Estudios Visigótico-Mozárabes de San Eugenio de Toledo.

Miembro numerario de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo desde 1972, era asimismo correspondiente de la Real Academia de la Historia de Madrid (1988), de la Reial Academia Catalana de Belles Arts de San Jordi, de Barcelona (1990), de la Real Academia de Córdoba (2008), y miembro del Instituto de Estudios Madrileños (2009). La Real Academia toledana publicó en su honor Saber y entender. Homenaje a Ramón Gonzálvez Ruiz, en dos volúmenes que fueron presentados en 2014.

Como investigador, sus principales líneas de trabajo fueron la catalogación de códices, historia de la imprenta incunable toledana, liturgia hispanomozárabe, la Biblia de San Luis y la historia medieval de la iglesia de Toledo. Autor de más de una decena de libros y más de 150 artículos en revistas y congresos internacionales, de todos sus trabajos es posible destacar Hombres y Libros de Toledo (1100-1300), publicado en 1997 por la Fundación Areces, y La Biblia de San Luis, edición crítica del facsímil en tres volúmenes publicado por Moleiro en 2003-2004. Asimismo, es posible mencionar sus Estudios sobre la Imprenta Incunable Toledana (Antonio Pareja, 2013). A sus muchas investigaciones sería posible añadir la organización y comisariado de la exposición Piedras vivas, celebrada en la Catedral de Toledo en 1992. En 2010 coordinó el libro La Catedral Primada de Toledo, Dieciocho siglos de Historia, publicado en 2010 por el grupo editor del periódico La Tribuna.

Últimos días de la exposición “Pedro Román, un hombre de su tiempo”

Exposición, Pedro Román, Centro Cultural San Clemente, Lorenzo Andrinal, Miguel Gómez Vozmediano

Exposición: Pedro Román, un hombre de su tiempo

Mercadillo de libros de la Real Academia los días 14 a 16 de diciembre

 

La Real Academia toledana organizará un nuevo Mercadillo de Libros entre los días 14 y 16 de diciembre

  • La principal novedad en esta ocasión será un amplio conjunto de publicaciones donadas por el Museo del Ejército
  • El objetivo de estos encuentros es abrir las puertas de la institución a los ciudadanos y ofrecer libros relacionados con Toledo y su provincia a quienes colaboren económicamente con su sostenimiento

Toledo, 12 de diciembre de 2018. La Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo organizará a partir de mañana, viernes 14 de diciembre, una nueva edición de su ya tradicional Mercadillo de Libros. El objetivo de este encuentro, que tendrá lugar hasta el domingo 16 en la sede de esta institución, en la calle de la Plata, en horario de 10,30 a 13,30 horas, y de 17,30 a 20,30 (el domingo solamente por la mañana), es ofrecer libros a cambio de microdonaciones para contribuir al sostenimiento económico de la institución.

Quienes deseen colaborar con la Real Academia tendrán a su disposición una amplia oferta de libros y revistas relacionados con Toledo y su provincia, textos desclasificados, raros y antiguos, procedentes del fondo bibliográfico de la institución. La mayor parte de los fondos a disposición de los visitantes son publicaciones propias, desde números del Boletín de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo y de Toletum —temas históricos e histórico-artísticos de la provincia— hasta compendios en honor de los últimos presidentes de la Real Academia.

La principal novedad de esta edición será un amplio conjunto de publicaciones donadas por el Museo del Ejército. Por otra parte, como ha venido sucediendo en los últimos encuentros, también se pondrán a disposición de los visitantes piezas artísticas y ediciones musicales.

Los textos serán ofrecidos en función de las donaciones realizadas, cantidades que en la mayoría de los casos resultan inferiores al valor material de las publicaciones, incluso en el mercado de libros de segunda mano.

Las I Jornadas del Libro organizadas por la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo fueron celebradas en enero de 2016, coincidiendo con la llegada de la institución a su actual sede, en la Calle de la Plata (la antigua Sindicatura de Cuentas de Castilla-La Mancha).