Fin de Curso de la Real Academia. Nombramiento de Correspondientes y Premios RABACHT

La Real Academia cierra el curso 2019-2020 con la concesión de sus premios anuales y el nombramiento de seis nuevos correspondientes.

 

Toledo, 1 de julio de 2020. La Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo celebró ayer, martes 30 de junio, la última sesión del curso 2019-2020. Durante la misma se votaron los premios anuales de la institución y fueron elegidos seis nuevos correspondientes por Toledo, Madrid y Barcelona. Fue el primer encuentro mantenido presencialmente por los académicos desde que se desató la epidemia de la Covid-19, si bien el pasado 26 de mayo tuvo lugar una reunión telemática en la que se perfilaron las líneas finales del curso.

El secretario de la institución, José Luis Isabel Sánchez, inició la sesión con la lectura del acta de la última sesión académica, celebrada en marzo, durante la cual se estaban organizando actividades como una sesión extraordinaria en Consuegra, una reunión con el Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (ICOMOS) y un homenaje al pintor Fernando Dorado, desgraciadamente fallecido durante la epidemia.

«Tras la lectura de todos estos asuntos parece que han transcurrido años», manifestó el director de la Real Academia toledana, Jesús Carrobles, quien señaló que «en tiempos de crisis ha quedado demostrado el peso que tiene la cultura». El arqueólogo reconoció en nombre de todos los académicos el dolor por la pérdida de Luis Alba, Jaime Colomina y José Carlos Gómez-Menor, además de Fernando Dorado. A todos ellos, lo mismo que a los correspondientes fallecidos, como Emilia Currás o José Jiménez Lozano, se les dedicará un homenaje el próximo curso.

Durante la última sesión de 2019-2020 fueron así mismo votados los premios anuales concedidos por la institución en las categorías de Artes, Historia, Literatura, Patrimonio, Rehabilitación y Patrimonio natural. El premio de Artes fue a parar al meteorólogo y pintor toledano Fernando Aranda, cuyas ilustraciones es posible apreciar reunidas en volúmenes como Rincones del Toledo desaparecido (2012). El historiador Rafael del Cerro Malagón, especialista en el estudio de la configuración urbana y social de Toledo desde el siglo XIX hasta la actualidad, fue reconocido con el premio de Historia. María Luisa Mora Alameda, poeta toledana con galardones tales como el premio Adonáis de Poesía (1994), fue destacada por su valor literario, mientras que a la Asociación Tierras de Cerámica le fue concedido el premio de Patrimonio por su contribución a la difusión del patrimonio alfarero de Talavera de la Reina y Puente del Arzobispo. El equipo responsable de la rehabilitación del hospital de la Santísima Trinidad de Torrijos, edificio del siglo XVI que se encontraba gravemente amenazado, fue merecedor del Premio de Rehabilitación. El biólogo Santos Cirujano Bracamonte, científico titular del CSIC en el Real Jardín Botánico de Madrid, para finalizar, obtuvo el premio de Patrimonio Natural.

A todos los galardones anteriores se sumó un Premio Especial, otorgado por los académicos a la Escuela de Arquitectura de Castilla-La Mancha con motivo de sus diez años de andadura y de su importante programa de actividades educativas y culturales.

Los seis nuevos académicos correspondientes elegidos por el Pleno fueron: por Madrid, el historiador y archivero Antonio Malalana Ureña, doctor en Historia Medieval, profesor en la Universidad CEU San Pablo; por Toledo, el escritor Carlos Enrique Rodrigo López (director del Centro Castillo de San Servando), el arqueólogo Juan Manuel Rojas Rodríguez-Malo (director del proyecto Guarrazar: Arqueología y Nuevos Recursos), el arquitecto y doctor en Humanidades Rafael Elvira Gutiérrez (especialista en arquitectura industrial y en el complejo de la Fábrica de Armas de Toledo, de la Universidad de Castilla-La Mancha) y el arqueólogo Samuel Rodríguez Martín (creador en 2012, con Javier Peces, de la empresa A Tempora Arqueología); por Barcelona, Sergio Rodríguez López-Ros, doctor en Filosofía y licenciado en Ciencias de la Comunicación (vicerrector de la Universitat Abat Oliva CEU).

Para finalizar, la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo presentó una nueva actualización de la Lista de Patrimonio en Peligro de la provincia, a la que se suman cuatro nuevos referentes: el albergue de carretera de Quintanar de la Orden, los secaderos de tabaco de Talavera de la Reina, las dehesas toledanas como paisaje ibérico necesitado de protección y la plaza mayor como tipología, con todos sus elementos representativos.

La entrega de los premios 2019-2020 tendrá previsiblemente lugar a comienzos del próximo curso, en el mes de octubre. La Real Academia confía en haber restablecido para entonces su actividad, incluida la convocatoria de nuevas plazas de académicos numerarios.

Noches de Guarrazar

In memoriam de Luis Alba González

In memoriam de Luis Alba González

(Carta abierta de la Familia Alba)

 

Cuando alguien querido muere se desborda el alma de melancolía y sollozos, como si el consuelo no sirviera para nada. Y en ese momento las palabras y el aliento faltan, aunque las lágrimas sobren. He necesitado tiempo para hablar y plasmar en palabras lo que siento, pero he sacado fuerzas para escribir estas líneas.

Se trata de recoger sin perder nada, como de una urna que se ha roto, el patrimonio espiritual y humano del que mi hermano Luís fue el depositario. Su vida fue testimonio gozoso y creíble de la bondad del corazón. Es difícil salvar todo. La herencia de los que nos dejan se recoge lentamente. Hace falta llorarlos, meditar sobre su existencia… Tienes que volver atrás muchas veces para observar que no se olvida nada.

Ante el fallecimiento de nuestro querido Luís, quiero expresar en nombre de la familia Alba el agradecimiento de ésta y el mío propio, como su hermana, por las muestras de cariño recibidas tanto de personas individuales como de instituciones  oficiales locales, provinciales y regionales, religiosas, civiles, militares, académicas, de asociaciones, grupos y movimientos. Su irreparable pérdida nos entristece y agradecemos las muestras de apoyo en este momento de dolor.

Luís deja una huella imborrable en quienes lo conocieron y compartieron ratos con él, por lo que será recordado con inmensa gratitud por sus excelentes cualidades y calidades tanto humanas como profesionales, así como por los valiosos aportes hechos a la ciudad, a la Academia, al turismo y a la investigación sobre Toledo. Fue un hombre íntegro, sencillo, humano, servicial, humilde, firme, flexible y cariñoso. Él trataba a todos por igual. Nunca se negaba a ayudar a quien requería sus conocimientos, añadiendo a esto el regalo de su sonrisa. Sabía llegar a todos, acompañando en momentos de dificultad, y apoyando cuando era necesario.

La vocación de mi hermano por Toledo, y así considero su amor por la Ciudad Imperial, fue temprana y fue aumentando a lo largo de los años. Su ausencia permanecerá para siempre escrita en sus recuerdos y vivirá en el silencio de las calles y plazuelas de la ciudad. Sus hallazgos y colecciones constituyen un patrimonio no solo de la Ciudad sino también del pueblo toledano.

Agradezco también a los medios de comunicación la cobertura informativa que han hecho tanto de la muerte como de los artículos dedicados a él.

Su paso amable por la vida permanecerá en el recuerdo de todos los que lo conocieron; vida que sigue siendo la tierra donde hundo mis raíces.

 

Emilia Alba González

La Academia lamenta la muerte de José Carlos Gómez-Menor

El historiador y sacerdote, especialista en las figuras de Santa Teresa y San Juan de la Cruz, ha fallecido apenas unas horas después de Jaime Colomina Torner.

Los historiadores toledanos lloran el fallecimiento, a los 91 años de edad, de José Carlos Gómez-Menor Fuentes. Su muerte se ha producido apenas unas horas después de la pérdida de Jaime Colomina Torner, a quien unía su condición de sacerdote y su pertenencia a la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, institución en la que Gómez-Menor ingresó en 1969 y de la que era miembro honorario supernumerario.
Nacido en Toledo el 24 de febrero de 1929, en el seno de una antigua e importante familia de editores y libreros que se remonta al año 1884 -era hermano del impresor Juan Gabriel Gómez-Menor, fallecido hace un par de años-, José Carlos Gómez-Menor cursó sus primeros estudios en el Colegio de los Hermanos Maristas y el bachillerato en el Instituto Nacional de Enseñanza Media. Posteriormente, cursó en Madrid y Salamanca la carrera de Filosofía y Letras, además de estudios eclesiásticos y Teología en el Seminario Mayor de Toledo.
Historiador de referencia para el estudio del siglo XVI, tras décadas de investigación en los antiguos protocolos notariales -que le permitieron arrojar luz sobre decenas de importantes personajes, desde el doctor Francisco Hernández hasta Jerónimo de Cevallos, pasando por miembros de linajes toledanos como los Silva, Rojas o Dávalos-, Gómez-Menor era un reconocido estudioso de figuras como Garcilaso de la Vega, san Juan de la Cruz y santa Teresa de Jesús, a los que dedicó numerosos trabajos, entre ellos algunos publicados por la Real Academia de la Historia y revistas tan prestigiosas como el Boletín de la Real Academia Española y Sefarad.
Ordenado sacerdote en 1957 por el cardenal Pla y Deniel, fue párroco en las localidades toledanas de Fuensalida, Cervera de los Montes y Villaminaya. En 1965 fue nombrado sacristán segundo de la Catedral, convirtiéndose después en capellán del Ayuntamiento y rector-administrador del Cementerio de Nuestra Señora del Sagrario. Beneficiado de la Catedral, capellán del Oratorio de San José y desde 2008 canónigo honorario, fue durante años director del Secretariado Diocesano de Arte Sacro, desde donde contribuyó a la realización de exposiciones como la instalada en el Palacio de Fuensalida en 1968.
Fueron muchos los datos que dio a conocer sobre artistas de los siglos XVI y XVII, incluido el Greco, pintor en el que era considerado uno de los investigadores toledanos más importantes, inmediatamente a continuación de Francisco de Borja San Román. Fue pionero en la historiografía de Juan de Borgoña, Juan Correa de Vivar y Blas de Prado, pintores a los que dedicó trabajos en publicaciones tan importantes como Archivo Español de Arte.
Su ingreso en la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo se produjo el 19 de octubre de 1969, leyendo tres años después un discurso dedicado a «El linaje toledano de santa Teresa y san Juan de la Cruz». Permaneció estrechamente ligado a esta institución, de la que fue archivero y bibliotecario, durante alrededor de cincuenta años, hasta prácticamente sus últimos días. La Real Academia toledana le dedicó un sencillo homenaje en 2019, al otorgarle en la residencia sacerdotal el título de académico honorario supernumerario. Era también correspondiente de las reales academias de la Historia (en la cual ingresó en 1971, al mismo tiempo que Julio Porres Martín-Cleto) y de Bellas Artes de San Fernando.
La Real toledana conserva en su pequeño museo un retrato de gran formato de Gómez-Menor, obra del pintor Romero Carrión. Fue, además, fotografiado, con tres décadas de diferencia, por Renate Takkenberg y Frederik Takkenberg.

Fallece D. Jaime Colomina Torner

Los historiadores toledanos vuelven a estar de luto tras el fallecimiento ayer, a los 97 años de edad, del historiador, académico y sacerdote Jaime Colomina Torner.
Natural de Pobla de Lillet (Barcelona), era licenciado en Filosofía y Letras y en Filosofía pura, así como doctor en Teología. Durante casi cincuenta años fue profesor en el Instituto Teológico San Ildefonso. Ostentó así mismo el cargo de provicario general del Arzobispado y fue director del Instituto de Estudios Visigótico-Mozárabes.
Entre sus publicaciones sobre temas históricos y teológicos destacan sus estudios sobre Mariología y sus investigaciones sobre la revisión y recuperación del rito mozárabe, así como sobre la Capilla de Reyes Nuevos de la Catedral de Toledo. Publicó numerosos artículos en revistas como Toletum, Toletana o Crónica Mozárabe.
Su fallecimiento ha sido especialmente lamentado por los miembros de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, donde Jaime Colomina ingresó como académico numerario en 1977 (Medalla XXV) y desempeñó el cargo de Censor, permaneciendo estrechamente vinculado a esta institución hasta el año 2015.
Entre sus distinciones es posible destacar la de Hijo adoptivo de Castilla-La Mancha, otorgada en 2011 por el presidente José María Barreda por su contribución a la conservación y difusión del patrimonio documental toledano.

La Real Academia presenta el libro El Tajo en la palabra, de María Antonia Ricas y Enrique García Gómez

La Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo presenta, junto con la editorial Cuarto Centenario, el libro El Tajo en la palabra, de María Antonia Ricas Peces y Enrique García Gómez. Se trata de una recopilación de testimonios históricos y literarios acerca del río, «una selección de las evocaciones y mejores recuerdos de aquellos creadores que constituyen una referencia excepcional para cada época», desde la antigüedad hasta nuestros días.
Sus casi 150 páginas son el resultado de casi tres años de trabajo, iniciados después de que diferentes autoridades locales y regionales encomendasen a la Real Academia, que acababa entonces de cumplir su primer centenario, la creación de un grupo de trabajo sobre el río formado por profesionales de muy diferentes ámbitos.
La Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo inicia con este volumen su Colección Tajo y Cultura, cuyo fin es «ayudar a comprender el Tajo como uno de los principales bienes culturales existentes en el entorno en el que vivimos».
María Antonia Ricas es escritora y profesora, columnista y colaboradora en diferentes medios de comunicación. Es codirectora de la revista Hermes y autora de abundantes poemarios. Desde el año 2018 es Hija predilecta de la ciudad de Toledo. Enrique García Gómez, director del Centro Cultural San Clemente (Diputación Provincial de Toledo), es doctor en Medio Ambiente y vicedecano del Colegio Nacional de Ingenieros Forestales, además de miembro numerario de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo.
El Tajo en la palabra ha sido publicado con la colaboración de los ayuntamientos de Toledo y Talavera de la Reina, la Diputación Provincial, la Agencia del Agua de Castilla-La Mancha y el Grupo de Investigación del Tajo (Universidad de Castilla-La Mancha). El volumen estará disponible en librerías.

Ha fallecido Luis Alba

La Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo lamenta profundamente el fallecimiento de uno de sus miembros más destacados, D.Luis Alba, académico numerario de nuestra institución y ejemplo del toledanismo más sincero e incondicional. Había ingresado en la RABACHT en 1982 como correspondiente y en 1989 como numerario, y desempeñado el cargo de Secretario entre los años 1995 y 2005. Todo nuestro ánimo a su familia y amigos. Que Dios le tenga en su gloria.

Actualización LISTA ROJA

La Lista Roja del Patrimonio se inicia por la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo durante el curso 2016-17 con el fin de salvaguardar y valorar elementos patrimoniales y medioambientales en riesgo de desaparición, alteración o destrucción, es una lista viva y abierta de nuestro patrimonio material e inmaterial que requiere de permanente revisión, tanto para la incorporación de nuevos bienes culturales considerados en peligro como para recoger las actuaciones positivas que garanticen la preservación de los bienes ya incluidos y que supondría su exclusión de la misma.

La Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo invita un año más a instituciones, académicos correspondientes y particulares a seguir configurando esta herramienta reivindicativa, cuyo objetivo es alertar sobre el estado de conservación o protección en que se encuentran algunos bienes patrimoniales, para evitar que su situación de abandono u olvido sea irreversible.

La institución mantiene de alta una dirección de correo electrónico, listaroja@realacademiatoledo.es, a la que las personas interesadas en la preservación del patrimonio amenazado pueden remitir una ficha con los datos esenciales para su valoración, de acuerdo con el formulario_modelo de referencia disponible en la página web de la Real Academia, www.realacademiatoledo.es.

Es voluntad de la Real Academia presentar un año más la lista de bienes señalados a las instituciones públicas competentes y hacerla pública a través de la página web y los medios de comunicación.

Sería deseo de la Real Academia destacar aquellos bienes cuya situación haya cambiado y recibido la atención que merecen por parte de sus responsables, retirándolos de la lista cuando su preservación esté garantizada.

Descarga del Toletum núm. 63

Para descargar el boletín Toletum núm. 63 pinchar en el icono     

Fallece el pintor toledano Fernando Dorado, miembro de la Real Academia desde 1999

Con 17 años participó como soldado en la Guerra Civil. Al finalizar la contienda trabajó como peón. Tras una nueva incorporación a filas entre 1942 y 1945 reanudaría sus estudios medios, seguidos posteriormente por los de graduado social y diplomado universitario.

Como pintor, actividad que compaginaba con su trabajo como funcionario en el Instituto Nacional de Previsión (INP), Fernando Dorado participó en diversas exposiciones provinciales y nacionales, obteniendo diversos premios entre 1948 y 1951. También fue reconocido en la Exposición Nacional de Valdepeñas en 1960.

Fue presidente de la delegación toledana de la Agrupación Nacional de Bellas Artes y miembro del jurado en diversas ediciones anuales de los concursos para los carteles del Corpus.

Miembro de la Real Academia desde 1999, primero como académico correspondiente y después numerario, entre 2002 y 2015, cuando voluntariamente solicitó pasar a la categoría anterior, Fernando Dorado pronunció durante su ingreso un discurso acerca de un imaginario recorrido por esta ciudad. Se tituló «Un paseo por el interior y alrededores de Toledo» y fue publicado en la revista Toletum, en la que han aparecido también otros trabajos suyos.

El 7 de diciembre de 2016 fue elegido Académico Numerario Supernumerario, siéndole impuesta la medalla por el Presidente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page.

Como suele ser habitual entre los académicos de la sección de Bellas Artes, donó a la institución una de sus obras, de temática toledana. Así mismo, realizó para la corporación los retratos de dos de sus académicos fundadores.

Colaboró también a menudo como ilustrador en las publicaciones de otros autores. Miembro, desde su fundación, de la Cofradía Internacional de Investigadores, Fernando Dorado completó su producción colaborando en diversos medios de comunicación, como el periódico El Día y ABC Toledo, dentro de su sección Artes y Letras.

La Real Academia tenía previsto dedicarle un homenaje en próximas fechas, coincidiendo con su centenario.