Los historiadores toledanos vuelven a estar de luto tras el fallecimiento ayer, a los 97 años de edad, del historiador, académico y sacerdote Jaime Colomina Torner.
Natural de Pobla de Lillet (Barcelona), era licenciado en Filosofía y Letras y en Filosofía pura, así como doctor en Teología. Durante casi cincuenta años fue profesor en el Instituto Teológico San Ildefonso. Ostentó así mismo el cargo de provicario general del Arzobispado y fue director del Instituto de Estudios Visigótico-Mozárabes.
Entre sus publicaciones sobre temas históricos y teológicos destacan sus estudios sobre Mariología y sus investigaciones sobre la revisión y recuperación del rito mozárabe, así como sobre la Capilla de Reyes Nuevos de la Catedral de Toledo. Publicó numerosos artículos en revistas como Toletum, Toletana o Crónica Mozárabe.
Su fallecimiento ha sido especialmente lamentado por los miembros de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, donde Jaime Colomina ingresó como académico numerario en 1977 (Medalla XXV) y desempeñó el cargo de Censor, permaneciendo estrechamente vinculado a esta institución hasta el año 2015.
Entre sus distinciones es posible destacar la de Hijo adoptivo de Castilla-La Mancha, otorgada en 2011 por el presidente José María Barreda por su contribución a la conservación y difusión del patrimonio documental toledano.

257 Total visitas 4 Visitas hoy