Visita guiada

El martes 15 y viernes 18 a las 12:00 y 17:00 horas, la visita estará guiada por Lorenzo Andrinal, nieto del artista y artífice de la misma. No es necesaria inscripción previa, solo estar en el Centro Cultural San Clemente cinco minutos antes del comienzo de cada visita.

Con esta exposición, la Diputación de Toledo, en colaboración con la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo (RABACHT), institución que Pedro Román ayudó a fundar, ponen el colofón a una importante selección de su creación artística, formada por 65 cuadros y dibujos, 40 fotografías y objetos personales y publicaciones del ilustre personaje, que por espacio de un mes han podido disfrutarse en el espacio expositivo de San Clemente.

El centro cultural San Clemente acoge hasta el 18 de enero una exposición de pintura y fotografía del intelectual y artista, uno de los fundadores de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo.
LA TRIBUNA DE TOLEDO

Hace 140 años que nació y 70 años que falleció Pedro Román, uno de esos hombres estrechamante vinculado a la cultura de la ciudad de Toledo, a la que llegó con 12 años desde su Alcaraz natal. Coincidiendo con este aniversario, el centro cultural San Clemente acoge una muestra de justo homenaje a este intelectual y artista, uno de los socios fundadores de la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo (Rabacht). La muestra, integrada por pintura y fotografía pero también con objetos personales de Román, se podrá visitar hasta el 18 de enero.
En concreto son un total de 65 pinturas y dibujos, así como 40 fotografías realizadas por este hombre que, además fue profesor de ambas técnicas en la Escuela de Artes de la ciudad e incluso concejal del Ayuntamiento en 1925.
La inauguración de la muestra tuvo lugar este viernes a cargo de la diputada de Cultura de la Diputación provincia, Ana María Gómez, quien señaló la «gran técnica pictórica y sensibilidad artística» del autos, además de «su gran inquietud y pasión por Toledo», siendo uno de los fundadores de la Real Academia de Bellas Artes.
El académico Miguel Gómez Vozmediano destacó el «papel fundamental» en una ciudad «a la que amó y que también sufrió» de un hombre «vitalista y comprometido». «Fue un hombre con una vida fértil asociada a Toledo», recalcó.
la importancia. Con esta muestra, San Clemente abre sus puertas al talento de Pedro Román, a sus 65 cuadros y dibujos expuestos, a sus 40 fotos seleccionadas, y a sus objetos personales y publicaciones, dejando patente la importancia del personaje en su época, de finales del siglo XIX y primera mitad del XX.
La exposición permanecerá abierta, de forma gratuita, hasta el 18 de enero de 2019, en horario de 10,00 a 14,00 horas y de 16,00 a 19,00 horas, de lunes a viernes, y los sábados de12,00 a 19,00 horas.

PEDRO ROMÁN, UN HOMBRE DE SU TIEMPO

Miguel Fernando Gómez Vozmediano (Numerario de la RABACHT y comisario de la exposición).

En la senda de colaboración institucional que caracterizan a estas más que centenarias corporaciones, como son la Excma. Diputación Provincial y la Real Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo entre los días 14 de diciembre de 2018 y el 18 de enero de 2019 se podrá contemplar una muestra sobre la vida, la obra y el recuerdo de uno de nuestros miembros fundadores: PEDRO ROMÁN MARTÍNEZ (1878-1948), coincidiendo con el 70 Aniversario de su muerte.

Para ello, hemos reunido en las instalaciones del Centro Cultural San Clemente 70 cuadros y dibujos, más de 100 fotografías, entre  originales y ampliaciones, junto a una material fotográfico que probablemente fuese de su propiedad (aunque terminó en el Estudio Rodríguez); así como prensa gráfica y diversos objetos domésticos, éstos últimos, propiedad de su familia, que se han volcado para hacer realidad esta retrospectiva.

En la presente exposición participamos, además de las dos entidades que patrocinamos este evento, el Museo de Santa Cruz, el Ayuntamiento de Toledo, la Escuela de Arte, y la Delegación de Hacienda en Toledo,  junto a 11 coleccionistas privados (entre otros las familias Cirujano Alonso, Martínez Mora y Campos Gómez; y Aurora Bardón) incluidos algunos académicos (Gregorio Marañón o el propio Jesús Carrobles, director de la RABACHT). En todos los casos, la acogida a nuestra iniciativa ha sido excepcional.

Una exposición en la que han sido fundamentales Lorenzo Andrinal, nieto del artista y académico, quien ha dedicado los últimos años de su vida a reconstruir su memoria material e inmaterial. Tampoco podemos olvidarnos de Enrique García, director de este centro; ni de profesionales de la talla de Enrique Toledo o Mariló de Ancos. Un agradecimiento que hago extensivo a todo el personal de San Clemente, cuyo trabajo y cariño derrochado durante los largos meses de su preparación, bien merecen nuestro reconocimiento corporativo y, desde luego, el mío personal.

Nacido en Alcaraz, pero toledano de corazón, casi toda la vida de Pero Román transcurre en la Ciudad Imperial, que amó y que sufrió; donde estudia Magisterio y donde vuelve tras cursar Bellas Artes en Madrid y recibir diversos galardones. Formó parte del paisaje intelectual urbano en unos tiempos difíciles pero efervescentes, como fue la primera mitad del siglo XX.

Hombre vitalista y honesto, comprometido, entrañable para muchos de sus coetáneos, de extraordinaria sensibilidad artística y social; fue pintor paisajista y retratista, estando su obra diseminada por colecciones públicas y privadas.

En su calidad de fotógrafo costumbrista, captó con su cámara las bellezas y miserias que le rodeaban, colaborando con revistas gráficas de Sevilla, Barcelona, Madrid y Toledo. Pasados casi cien años de algunas de ellas, su mera contemplación no deja indiferente a nadie, cautivándonos la belleza de su composición y la fuerza de su testimonio; en todo caso, levantando acta de su contradictorio presente.

La madeja de su vida es inseparable del devenir de las otras grandes instituciones políticas y culturales de entonces: profesor de la Escuela de Artes y Oficios Artísticos de Toledo y su secretario durante los años 20; docente en la Academia Militar y en el Colegio de Doncellas; no fue menos fértil su etapa como concejal en el Ayuntamiento toledano.

En 1916 fue cofundador de la Academia de Bellas Artes y Ciencias Históricas de Toledo, en cuyo seno permaneció durante 32 años, y donde desempeñó los cargos más distinguidos (entre otros el de Director). De su paso por esta querida institución rinden buena cuenta dibujos, fotografías, mociones y emociones vertidas en actas, cartas, discursos y artículos de prensa o revistas científicas (Toletvm).

La imagen elegida para publicitar esta exposición es una sencilla escalera perteneciente al “Patio de la Casa de la familia Amusco”, el último de sus cuadros, pintado en 1947, que nos invita a conocer su mundo pero, sobre todo, a visitar su alma y pasearnos por los monumentos y documentos, paisajes y paisanaje, a menudo anónimo, que formaron parte de su vida y trascendieron a su obra.

Una exposición que quiere ser el sincero homenaje de la Diputación de Toledo y de la RABACHT hacia una persona de inquietudes poliédricas muy querido para esta corporación, un humanista sensible a todo aquello que le rodeó y un artista injustamente olvidado, pero que estamos convencidos que merece ser tenido en cuenta para entender la sociedad toledana de su época.

En definitiva, todo un ejemplo a seguir, que rememora el modo en que nuestros predecesores lucharon para preservar el legado que ahora disfrutamos y que estamos obligados a defender y valorar como se merece, por nosotros y por nuestros hijos.

121 Total visitas 2 Visitas hoy